• Manel Caballero

¿Cuánto tengo que ganar? La información básica que necesitas para negociar tu salario

Cuando un trabajador va a negociar su salario, ya sea por su incorporación a una empresa, o porque va a hablar de un aumento, se encuentra siempre con la necesidad de convencer a quien tiene delante, de lo que cree que tiene que ganar.


En todos los casos, el planteamiento es casi siempre el mismo, y se parece mucho al que nos hacemos cada uno de nosotros en el momento en que, por ejemplo, nos queremos poner a dieta para perder unos kilos.


Si, no te rías, aunque te parezca extraño, lee a continuación las preguntas básicas que todos nos hacemos y en las que sólo tienes que cambiar “pesar” por “cobrar”.


1. ¿Cuánto creo que tengo que pesar (cobrar)?

2. ¿Cuánto creo que puedo conseguir pesar (cobrar)?

3. ¿Con cuánto peso (sueldo) me conformaría?


El primer punto, si hablamos del peso, tiene que ver con nuestra estatura, complexión, salud.... En el caso del salario tiene sobre todo que ver con nuestra formación, experiencia, logros. En este apartado debemos ser honestos con nosotros mismos, debemos tenerlo todo muy claro, conocer cuáles son nuestros puntos fuertes y qué es lo que nos hace más atractivos y valiosos para la empresa con nuestra formación y experiencia. No hay que ser falsamente modestos, pero tampoco pecar de prepotentes. Debemos saber cuál es nuestro valor.


El segundo, tiene que ver con nuestros hábitos, nuestro entorno, nuestro estilo de vida, y en el caso del sueldo tiene más que ver con la empresa, su actividad, su situación financiera, su política salarial. En este punto, si podemos, debemos tener información previa sobre la empresa. Si no es así, deberemos intentar conseguirla durante la negociación, ya que es fundamental saber si nuestras pretensiones y/o necesidades, podrán ser asumidas. Tengamos clara una cosa, no podemos pedir lo que no nos van a poder pagar.


Y el tercero es el que más tiene que ver con cómo nos sentimos, si lo hacemos por un tema de salud, de imagen, de la experiencia que tenemos con otras dietas... En el caso del salario tiene mucho que ver con la situación económica y social que estamos viviendo, tanto general como personalmente. Este punto suele ser fundamental. Las situaciones coyunturales generales y/o de un sector concreto que tengamos en cada momento van a influir en las condiciones salariales que podamos obtener. Nuestra situación personal, no nos debería condicionar en exceso el valor que hemos establecido en el primer punto, no nos vendamos barato porque nos hace mucha falta ahora... seguro que nos acabaremos arrepintiendo.


Si hemos preparado estos tres puntos podremos afrontar la negociación con ciertas garantías de éxito. Si nuestros argumentos son sólidos la persona que tengamos delante estará obligada a escucharlos y a intentar entenderlos. Y, si finalmente no conseguimos ni alcanzar el punto 3, debemos analizar porqué.


Quizá hemos sido demasiado optimistas, o quizá en esa organización no nos valoran lo suficiente. Llega el momento de analizar y después, tomar decisiones.


¡Suerte!

La información básica que necesitas para negociar tu salario
¿Sabes calcular cuánto tienes que ganar?